noviembre 07, 2013

El leñador honrado (por Esopo)

En el centro mismo de un bosque, en una pobre choza, vivía un
leñador con su esposa y sus hijos. 

Para mantener a su familia, el padre debía trabajar cortando leña con su hacha, desde que amanecía hasta que anochecía; y sólo entonces podía regresar a su casa para descansar y alimentarse.

Un día en que se hallaba hacheando cerca del río, se le cayó su herramienta de trabajo en la torrentosa agua, en un sitio del cual no podría sacarla sin correr el riesgo de ahogarse.

Para colmo de males, el pobre hombre no sabía nadar, y al pensar en la triste situación en que se verían él y su familia, se afligió mucho y se echó a llorar amargamente.

Sin embargo, en el momento en que estaba más abatido, vio que sobre el agua flotaba una tenue lucecilla, y poco después observó que el ramaje de la orilla se movía sin razón aparente.  De pronto, el leñador escuchó una dulce voz que le decía:

-¿Qué te pasa, buen hombre?  ¿Por qué estás tan afligido?

-¡Ay de mí! –Contestó el leñador-.  He perdido mi hacha, que era la mitad de mi vida…  Sin ella mi familia morirá de hambre…

Mientras así hablaba el leñador, iba apareciendo ante su vista la figura de una bella mujer vestida de blanco.  Era la ninfa de las aguas.  Empero, apenas el hombre terminó de hablar, la joven se introdujo al agua y desapareció.  Unos segundos más tarde, emergió trayendo un hacha de oro entre sus manos.

-¿Es esta tu hacha?  -Le preguntó.

El leñador movió tristemente la cabeza de un lado a otro, y dijo: -No.  Esa no es mi hacha.

La ninfa desapareció de nuevo y regresó al instante con un hacha de plata.  -¿Es esta tu hacha?
–Volvió a preguntarle.

-Tampoco es esa –contestó el leñador.

Por tercera vez, la ninfa desapareció entre las aguas y al momento trajo una vieja hacha de acero.

-¡Esa es! ¡Esa es! –Gritó el leñador, desbordante de felicidad.

La ninfa sentenció: -Esa es el hacha con la que ganas honradamente el pan para los tuyos.  Sin embargo, por haber dicho la verdad, tuyas son ahora estas dos hachas.

El leñador tomó gozosamente las dos preciosas hachas y después de dar las gracias, las colocó en su viejo saco.

Iba alegremente por el camino cuando encontró a un vecino suyo,  un hombre que era famoso por su codicia y su tendencia hacia la pereza.  Enterado por el leñador de las cosas que le habían acontecido, corrió a su casa en busca de un hacha vieja y luego se dirigió al río para probar suerte. 

Al llegar a la ribera, arrojó el hacha en el agua y se puso a llorar amargamente.  No pasó mucho tiempo cuando apareció la ninfa de las aguas y le preguntó el motivo de su tristeza.

-He perdido mi hacha en el río –dijo sollozando.

La ninfa se sumergió en las aguas y reapareció con un hacha de oro.  -¿Es esta tu hacha? –Le preguntó.

-¡Sí! –Gritó el leñador precipitadamente, estirando la mano para agarrarla.

-Te equivocas –dijo el hada con pasmosa calma-.  Esta es la mía; la tuya está en el fondo del río, y si quieres recuperarla, tendrás que zambullirte como yo.

Y haciendo un encantador gesto, desapareció entre las cristalinas aguas del río.

Dibuja la parte del cuento que te gustó más
 



















INVESTIGA
Responde¿Quién era Esopo?  ¿Dónde nació?  ¿Cuándo?  ¿Por qué se hizo famoso?

No hay comentarios:

Publicar un comentario