noviembre 11, 2013

Objetivos




Determinación de Objetivos
2.1.         Pasos previos
La APO es un modelo de Administración a través del cual todos los gerentes de una organización establecen metas para sus respectivos sectores o departamentos, al inicio de cada periodo o ejercicio fiscal, en consonancia con las metas generales de la organización fijadas por los accionistas, a través de la dirección.
Por definición, los objetivos son la base de la APO; en consecuencia, es preciso tener una idea clara y concreta del concepto de Objetivo y sus características.
Objetivo es “un enunciado escrito sobre los resultados que se pretende alcanzar en un periodo determinado de tiempo”.  Objetivo es, pues, una declaración escrita, un enunciado, una frase, un conjunto de números, y mientras que sea posible, siempre será mejor que sean números, ya que éstos son concretos y orientan el desempeño de los gerentes hacia un resultado medible y contrastable con lo planificado.  Por otra parte, nunca se debe perder de vista que un objetivo debe ser, además de cuantificable, complejo, relevante y compatible con los demás resultados.
Por otra parte, la importancia de los objetivos puede evaluarse a través de los siguientes aspectos:  1)  Los objetivos proporcionan a la organización una directriz precisa orientada hacia una finalidad común;  2)  promueven el trabajo en equipo y pueden utilizarse para eliminar las tendencias egoístas de grupos existentes en la organización; 3)  sirven de base segura para verificar el valor de las metas y de los planes y ayudan a evitar errores debido a omisiones; 4)  aumentan las posibilidades de previsión del futuro.  Una organización debe dirigir su destino, en vez de someterse a las fatalidades o al azar; y 5) ayudan a orientar y a prever, con criterio, la distribución de los recursos escasos o mal situados.

            Previamente a la fijación de los objetivos, ha de tenerse en cuenta:
1)   Que los denominados “Objetivos de la empresa” son, en realidad, los propósitos de los individuos que ejercen en ella el liderazgo.

2)   Que los objetivos son, fundamentalmente, necesidades por satisfacer.
Los objetivos de la empresa pueden representar: a) las necesidades identificadas por el líder; ó b) pueden tener bases más amplias y representar los intereses de los accionistas, del equipo administrativo, de los empleados, de los clientes o del público en general.
3) Los subordinados y demás funcionarios tienen una serie muy grande de    necesidades personales.  Esas necesidades constan de objetivos y metas       personales, que pueden declararse o mantenerse ocultos.

4)   Los objetivos y las metas personales no siempre son idénticos a los objetivos y     metas de la empresa.  El desafío de la buena gerencia es hacer que ambos grupos de objetivos sean compatibles, a fin de eliminar cualquier conflicto que pueda desatarse entre la dirección y las fuerzas laborales.



Características estructurales
-Los ejecutivos fijan propósitos a largo y corto plazo.  Los de largo plazo son   establecidos, generalmente, por dirigentes de mayor nivel;
-los objetivos y metas se expresan como resultados finales y no como tareas o actividades;
-los objetivos y metas deben ser coherentes, además de estar coordinados en los respectivos niveles y áreas de la organización.
Características comportamentales
-Los subordinados preparan sus propias metas y se hacen responsables por ellas
-Se enfatiza el autoanálisis del desempeño; en consecuencia, en el autocontrol, en relación con los resultados obtenidos frente a las metas preestablecidas;
-las desviaciones de los resultados con relación a las metas llevan a la autocorrección en el desempeño y, si es necesario, a la orientación específica por parte del superior.

            Por último, en este análisis preliminar, es necesario recordar que el sistema de Administración por objetivos presenta características estructurales y comportamentales propias que no han de perderse de vista.






¿Qué tal si
 lo internalizamos?

ESCRIBE TRES OBJETIVOS PERSONALES PARA EL AÑO EN CURSO

1. ______________________________________________________________________  ­­­­­­­­­­­­2. ______________________________________________________________________
3.______________________________________________________________________
Verifica que tus objetivos estén presentados como:
  • una declaración escrita, un enunciado, una frase, un conjunto de números 

y que sean: 
  • cuantificables   
  • complejos
  • relevantes
  • Compatibles con los objetivos de las personas que conforman tu entorno familiar inmediato    

2.2.        Criterios para la selección de objetivos
Los criterios para la selección de objetivos se deben establecer de acuerdo con las prioridades y
con su contribución al alcance de los resultados claves de la empresa.
Algunos criterios son:
a)     Buscar las actividades que tengan mayor impacto sobre los resultados;
b)    El objetivo debe ser específico en cuanto a los datos concretos: qué, cuánto, cuándo.  Los resultados esperados deben enunciarse en términos cuantificables y bastante claros;
c)    Centrar los objetivos en el trabajo y no en el hombre;
d)    Detallar cada objetivo en metas derivadas;
e)    Utilizar un lenguaje comprensible para los gerentes;
f)     Mantenerse dentro de los principios de la Administración.  Concentrarse en los propósitos vitales del negocio y no dispersarse en actividades secundarias;
g)    El objetivo debe indicar los resultados por alcanzar, pero no debe limitar la libertad para escoger los métodos.  Debe indicar cuánto, pero no indicar cómo;
h)    El objetivo debe ser difícil de alcanzar; exigir un esfuerzo especial, pero no al punto de ser imposible;
i)      El objetivo debe representar una tarea suficiente para todo el ejercicio fiscal de la empresa;
j)      El objetivo debe tener alguna relación remota con el plan de utilidades de la empresa, que generalmente es el objetivo final.

Cada área de actividad de la empresa presenta una tendencia muy fuerte a maximizar sus objetivos y resultados, de tal manera que el esfuerzo de un área generalmente anula el de otra, estableciendo en la empresa un esfuerzo de subojetivación.  Cada subobjetivo maximizado lleva a la empresa a transformarse en un sistema centrífugo de esfuerzos, los cuales se separan más de lo que se conjugan, tendiendo a salir del sistema.  Ansoff destaca que el esfuerzo ideal sería no simplemente la suma de esfuerzos, sino su multiplicación: el sinergismo.  El sinergismo es el efecto multiplicador que se produce al combinar los recursos, ya que los recursos utilizados conjugadamente producen un efecto mayor que cuando simplemente se los suma.  De allí la necesidad de un sistema de resultados globales previamente definidos por divisiones, por departamentos, etc.  Donde los objetivos convergen en una misma dirección.  Es lo que destaca Joao Bosco Lodi en su obra Administración por Objetivos:  “cuando los resultados chocan entre sí (porque la utilidad choca con la productividad, la innovación choca con el aspecto operacional actual, y así sucesivamente), ningún objetivo trabaja en unión con otro.  El trabajo de la administración es, entonces, hacer compatibles los objetivos que están en conflicto.  Toda empresa es, en el fondo, un conjunto de conflictos que coexisten en una situación de equilibrio inestable.  Al centrarse en una cosa, se procura otra”. 



2.3.         Jerarquía de objetivos
Debido a que las organizaciones persiguen siempre más de un objetivo, es necesario establecer entre ellos una jerarquía, identificando cuál o cuáles son los objetivos más importantes, prioritarios o relevantes en función de su contribución relativa a la organización como una totalidad.  Cada empresa  tiene, implícita o explícitamente, su jerarquía de objetivos.
Los objetivos más comunes de la empresa privada son generalmente los siguientes:
a)     Posición competitiva en el mercado;
b)     innovación y creatividad en los productos:
c)     productividad e índices de eficiencia;
d)     aplicación rentable de los recursos físicos y financieros;
e)     tasa de dividendos o índice de retorno del capital invertido (lucro);
f)      calidad de la administración y desarrollo de los ejecutivos;
g)     responsabilidad pública y social de la empresa.

La jerarquía de objetivos de una organización puede sufrir innumerables cambios, ya sea en la ubicación relativa de los objetivos o en la sustitución de ciertos objetivos por otros diferentes.  Algunos objetivos pueden dificultar el alcance de otros, mientras algunos otros pueden facilitarlo, provocando el efecto sinérgico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario