octubre 17, 2013

¿Amigo?





Me llamaste amiga
Y yo me lo creí;
En mi mente niña,
(Más niña de lo que debí)
La amistad es muy alta,
Muy noble, muy santa.

Un amigo te cuida,
Un amigo te espera,
Un amigo te escucha,
Te tiene paciencia.
Un amigo te admira
Y no tiene vergüenza
De sentarse a tu lado
a compartir lo que sea.
Es fiel y no haría
Nada que te hiera,
Antes preferiría
Sufrir él la ofensa.

Ya ves, para mí la amistad
Es un sentir muy sublime,
Distintivo y delicado.
Mas, pareciera que hoy,
En un afán cortesano,
Se llama amigo a todo humano
Que comparte tu suelo
Por un tiempo algo largo.

Sin embargo, yo te pido,
No me llames amiga
Ni te sientas obligado
A explicarme las razones
Por las que me lastimas.
Nada me debes,
Y nada te debo,
Cada palabra dicha
Hoy te las devuelvo,
Fueron mi alegría
Por un lindo tiempo
Mas  no quiero que sigan
Siendo el tonto velo
Que yo sola veo,
Que yo sola creo.

No me llames amiga…
Aunque, créeme,
Tal vez nunca te diga
Lo que aquí escribí,
Y tan sólo te sonría
hasta el último minuto
que dure este tiempo,
porque, aunque amigo
no te has demostrado;
mi amistad extendida
hacia ti habrá quedado.

Maryam Yasminay







No hay comentarios:

Publicar un comentario